miércoles, 26 de julio de 2017

REEBOK REINVENTA LAS BOTAS ESPACIALES PARA ASTRONAUTAS

Al pensar en astronautas imaginamos personas con trajes enormes y muy aparatosos, lejos de esas apretadas y estilizadas prendas que hemos visto en cientos de películas y series de ciencia ficción.
Poco a poco las cosas van cambiando y ahora es Reebok, la conocida marca de prendas deportivas, la que se ha asociado con David Clark Company para desarrollar las botas que llevarán los astronautas en unos años.





REEBOK REVOLUCIONA LAS BOTAS ESPACIALES
La empresa Reebook, al igual que muchas otras compañías de calzado, están investigando sobre nuevas técnicas de fabricación y materiales, como la impresión 3D de zapatillas. 
El aumento que puede haber de los viajes espaciales y que nos esperan en unos años, decidieron colaborar con los diseñadores de trajes espaciales David Clark Company.
Bajo el nombre de Floatride SB-01 se crean las primeras botas espaciales realmente estilizadas, de la mano de la empresa Reebook, muy alejadas de las enormes botas que se suelen ver en los pies de los astronautas y que aprovechan el material FloatRide Foam que la compañía ya estrenó hace unos meses.





FloatRide es la denominación de la espuma que Reebook incluye en sus zapatillas de running Floatride Run, se encuentra en la media suela y se centra en la amortiguación y estabilidad de la pisada, aunque obviamente en el espacio esa respuesta no es tan vital como en la Tierra. 
Según Dan Hobson, vicepresidente de innovación de la empresa Reebook, la idea era conseguir un híbrido entre bota de aviación, zapatilla deportiva y bota de lucha libre.





Las Recubiertas de Nomex, son resistente a las altas temperaturas.
La bota de Reebok queda completamente cubierta por una capa de Nomex, material creado por DuPont formado de aramida (un polímero sintético ligero y de alta resistencia) y que es completamente resistente a las llamas y altas temperaturas.
En el interior se encuentra la malla de ajuste con una gran lazada para ajustarse al pie y tobillo del astronauta, ofreciendo comodidad, libertad de movimiento y, sobre todo, conseguir un conjunto extremadamente ligero.
Estas botas espaciales de Reebok todavía pueden someterse a cambios, ya que su desarrollo sigue en marcha, pero si no hay imprevistos deberían ser las que lleven los astronautas a bordo del CST-100 Starliner el próximo año hacia la Estación Espacial Internacional.




No hay comentarios:

Publicar un comentario